El Reglamento de Régimen Interno en las Comunidades de Propietarios

Las normas que rigen la vida y acontecimientos de una Comunidad de Propietarios son de dos tipos:
- en primer lugar, están las normas legales
- y, en segundo lugar, las normas de carácter interno, basadas en la Escritura de la finca y, regidas por el principio de autonomía de la voluntad de las partes.
            Entre este tipo de normas existen un principio de jerarquía, que el Tribunal  Supremo, en Sentencia del 12 de diciembre de 2011, se encargó de establecer cuál es el orden de las normas por las que se rigen las Comunidades de Propietarios, declarando que “una de las características de la propiedad horizontal es la de estar regida por normas de derecho necesario. Siendo incuestionable que el orden de fuentes normativas por las que ha de regirse la comunidad de propietarios está constituido:
1.- El Título Constitutivo (o, Escritura de División Horizontal)
2.- Los Estatutos (en caso de existir).
3.- Las disposiciones sobre la comunidad de bienes recogidas en el Código Civil (artículos 392 a 406) y la Ley de Propiedad Horizontal.
            La Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre propiedad horizontal deja ciertas cuestiones a la voluntad de los propietarios de la Comunidad de Propietarios (consignado en el artículo 1.255 del Código Civil), como pueden ser: la aprobación de los Estatutos de la Comunidad, el establecimiento de un reparto de gastos diferente al de las cuotas de participación establecido en el Título Constitutivo, la exoneración de determinados gastos a ciertos propietarios etc. Sin embargo, otras de sus normas son de carácter imperativo, prevaleciendo sobre la voluntad de los propietarios, como: la existencia del Título Constitutivo, la obligación de contribuir a los gastos comunes o generales o, la necesaria unanimidad para la modificación de las cuotas de participación.
            Asimismo, hay que tener en cuenta la Legislación Inmobiliaria (como la Ley de Arrendamientos Urbanos), la Normativa sobre vivienda y edificación, la Legislación Laboral y de Seguridad Social.
4.- El Reglamento de Régimen Interior”
En un principio las personas que conviven en una Comunidad de Propietarios suelen tener un comportamiento educado y correcto con el resto de sus vecinos. Sin embargo, con el tiempo, pueden surgir casos de falta de civismo, educación, comportamiento irrespetuoso con los demás, dando lugar a conflictos entre ellos (por ejemplo: los niños dando balonazos todo el día en zonas comunes, el que fuma en el ascensor y tira las colillas al suelo, el que se cree que las pistas deportivas son suyas, la recogida de basura, el/la que pone la televisión o la música para todo el vecindario, etc.).
Para recuperar una convivencia pacífica la Ley de Propiedad Horizontal, en su artículo 6 establece que “para regular los detalles de la convivencia y la adecuada utilización de los servicios y cosas comunes, y dentro de los límites establecidos por la ley y los estatutos, el conjunto de propietarios podrá fijar normas de régimen interior que obligarán también a todo titular mientras no sean modificadas en la forma prevista para tomar acuerdos sobre la administración”.
Se trata de establecer las normas de conducta para la vida cotidiana por las que los vecinos han de regirse y, a la vez, la mejor forma de resolver o anticiparse a los conflictos menores que genera la propia convivencia en Comunidad.
Este Reglamento de Régimen Interno, se aprobará tanto en las comunidades pequeñas como en las más grandes, en todas aquellas que surjan los problemas, aunque siempre en las grandes (urbanizaciones o complejos inmobiliarios privados) serán donde puede haber más problemas al ser más numerosas y tener más zonas comunes como pistas deportivas, garaje, piscina, etc.
El Reglamento de Régimen Interno podrá tener un carácter general abarcando todos los aspectos de la Comunidad o, específico para regular la utilización de la piscina, garaje, pistas deportivas,…
 Asimismo, el Reglamento tendrá un carácter dinámico al que se le irán añadiendo normas cuando las necesidades de la Comunidad así lo aconsejen, en aras de las buenas relaciones de vecindad y convivencia. 
El Reglamento de Régimen Interno no podrá ser contrario a la Ley y a los Estatutos.
Una vez aprobado el Reglamento debe constar en el Libro de Actas de la Comunidad y su cumplimiento será obligatorio para los propietarios, inquilinos, ocupantes y todas las personas que convivan con ellos o, sean invitadas. Además, se aconseja su publicación en el Tablón de Anuncios de la Comunidad y enviar una copia a cada piso o local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>